Expertos en rutas guiadas a lo largo de Castellón, Valencia y Alicante. Siempre emocionantes, originales y sostenibles. Entre tú y yo…¡Rutas que roban corazones!

Cultura – Senderismo – Cicloturismo

Últimas noticias
Top
Image Alt

CHULILLLA, UNA AVENTURA ENTRE PUENTES Y CAÑONES

CHULILLLA, UNA AVENTURA ENTRE PUENTES Y CAÑONES

chulilla

La semana pasada estuvimos visitando Chulilla. Este pequeño pueblo situado a 60 km de Valencia y de tan solo 600 habitantes nos ofrece en cada visita un encanto especial. Con los alumnos del instituto de Picassent visitamos el pueblo y su monumental castillo pero donde más disfrutamos fue con la visita al Charco Azul y sobre todo con la ruta de los pantaneros  o de los puentes colgantes. ¿No conocéis los famosos puentes colgantes en los cañones del rio Turia?

La ruta de los pantaneros o de los puentes colgantes nos transporta a un pasado no muy lejano, a la época de los gancheros y los pantaneros. Antiguamente, cuando no existían los medios de transporte que existe en la actualidad y la madera era un material fundamental para la construcción la manera más rápida de transportarla hasta la ciudad de Valencia era a través del rio Turia. A su paso por Chulilla el rio forma unos espectaculares cañones que estrechan el paso del agua y dificultan el paso de la madera. Fue aquí cuando los habitantes de Chulilla se convirtieron en expertos escaladores y descendían por los cañones para ayudar a los troncos de madera a salvar las dificultades que ofrecía el rio. Este oficio era conocido como “gancheros”.

Pero seguramente lo que más llama la atención en la visita a Chulilla sean sus dos puentes colgantes sobre el rio Turia que nos recuerdan a las películas de Indiana Jones. Estos puentes fueren construidos en el año 2013, aunque sería más correcto decir que fueron reconstruidos, ya que su historia se remonta a los años cincuenta. En plena dictadura franquista y con el auge de la construcción de pantanos se decidió construir un embalse en la vecina localidad de Loriguilla. La mayoría de los trabajadores del embalse eran forasteros y se alojaban en Chulilla. Fue en este momento cuando decidieron construir dos puentes, uno colgante y otro fijo, para acortar el trayecto que recorrían desde Chulilla hasta Loriguilla dos veces al día.

Estos puentes tuvieron una vida muy breve, ya que con la riada de octubre de 1957 el caudal del rio aumentó de tal manera que se llevó consigo los dos puentes. Hasta casi sesenta años después no se recuperaron los puentes, que se han convertido en un auténtico reclamo para turistas y visitantes.  Estos dos puentes están sujetos por cables de acero de 28mm anclados a la roca. El más alto tiene una pasarela de 21 metros y una altura de unos 15 metros, no apto para quien tenga pánico a las alturas. El segundo puente tiene una altura menor (5,5 metros) y una longitud de 28 metros.

Además, Chulilla nos ofrece muchas posibilidades más a parte de la ruta de los puentes colgantes, ya que podemos disfrutar de un agradable paseo hasta el bello paraje del Charco Azul, un precioso lago de película rodeado de una vegetación exuberante que en estos días nos permite disfrutar de los colores del otoño. También podemos visitar el pueblo y su casco antiguo, donde destaca su imponente castillo desde el cual tendremos unas vistas privilegiadas de todo el valle.

Si queréis conocer uno de los pueblos con más encanto de la Comunidad Valenciana no lo dudéis, en La Sària Turisme podemos preparar vuestra visita guiada siempre con guías oficiales para que disfrutéis de todos los secretos que nos ofrece Chulilla.

 

 

 

 

 

 

You don't have permission to register
Abrir chat